Bertha Alcalde

Cada vez más a menudo el Sistema de Justicia Penal Acusatorio es blanco de ataques por parte de gobernantes y políticos, quienes lo han utilizado para justificar el alza de la delincuencia, errores estratégicos en su implementación y básicamente, todo lo que les sale mal en relación a la seguridad y la impartición de justicia en el país . Se trata ni más ni menos de los mismos gobernantes que en el momento político oportuno abanderaron el sistema acusatorio, lo elogiaron y lo mostraron incluso como un logro, un producto de su esfuerzo.

Un ejemplo representativo de lo anterior es Miguel Ángel Mancera, ya que además de ser Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, fue Procurador cuando la reforma se aprobó y provenía de la academia, se trata de un “estudioso del derecho penal”. En su discurso inaugural, cuando se puso en marcha (por fin) el sistema acusatorio en la Ciudad[1], Mancera nos dijo que la reforma de justicia “nos permite brindar de manera más sencilla el acceso a ella, de formas más justas y expeditas de entender a la justicia en la Ciudad de México” y presumió que el nuevo sistema de justicia tiene como pilar la presunción de inocencia. Dijo también que “la Ciudad de México estaba lista para la operación del sistema”. Poco tiempo después, en junio del 2016, el Jefe de Gobierno destacó el esfuerzo de la Ciudad de México para entregarle a los capitalinos un sistema de justicia renovado, que serviría para combatir la corrupción[2].

Pues bien, pasaron menos de 5 meses para que cambiara su discurso y culpara al sistema acusatorio de todos sus males. Parece que la CDMX no estaba tan lista para la implementación del sistema como dijo. Ya no era un logro de su gobierno y un sistema que fortalece el estado de derecho, sino un sistema impuesto que deja libres a los delincuentes y no es efectivo[3]. Recientemente declaró incluso, que gracias al sistema acusatorio ha aumentado la delincuencia en la Ciudad de México ya que han salido más de 12 mil personas de la cárcel.

Tristemente, este ejemplo se repite por parte de un buen número   de gobernantes, quienes en vez de adoptar una visión crítica y propositiva del funcionamiento del sistema acusatorio, lo que hacen es culparlo de todo como si ellos no hubieran tenido nada que ver en su implementación. Lo critican además como si el sistema que hubiéramos abandonado fuera una auténtica panacea que, a diferencia de este, garantizaba la impartición de justicia. Y más grave aún, en vez de dedicarse a capacitar a sus operadores y poner en marcha un plan integral para mejorar el trabajo de la policía y las procuradurías, impulsan cambios regresivos a las normas como la reforma al Código Nacional de Procedimientos Penales que se discute actualmente en la Cámara de Diputados.

Desde que inició la implementación de la reforma penal, se ha repetido hasta el cansancio que uno de los factores principales para el éxito del sistema es conseguir que la sociedad comprenda y confíe en él. Lo que se está logrando con este tipo de posiciones irresponsables es justamente lo contrario. El problema no es menor, ya que si la ciudadanía no confía en el sistema, dejará de denunciar los delitos y estos seguirán creciendo.

En vez de optar por la salida fácil y tirar a la basura las millonarias inversiones que se han hecho, como los “tres mil millones de pesos” que de acuerdo a Mancera se invirtieron en la CDMX, es fundamental, que entre otras cosas, se fortalezca la capacitación homogénea y efectiva de los operadores del sistema para evitar la impunidad.

La dimensión del cambio exige un tipo de capacitación que no únicamente trasmita información, sino que sea lo suficientemente efectiva para cambiar la cultura jurídica que ha prevalecido por tantos años en nuestro país. Se trata no solo de aprender sino también de desaprender muchas de las prácticas y principios arraigados en los operadores, como lo es el papel sobreprotector del juez, la prisión preventiva como regla general y el hecho de llevar a juicio todos los casos judicializados.

[1] Discurso disponible en http://data.agu.cdmx.gob.mx/discurso-del-jefe-de-gobierno-miguel-angel-mancera-sistema-penal-acusatorio/. Consultado el 18/04/2017.

[2] http://www.excelsior.com.mx/comunidad/2016/06/17/1099281. Consultado el 18/04/2017

[3] http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2016/11/13/con-el-nuevo-sistema-penal-hay-mas-delincuentes-libres-mancera